fbpx
Instituto de Mentoras para el Alma

COMPARTE:

Con mucha frecuencia recibo esta pregunta, sobre todo cuando cuento que tengo la fortuna de levantarme cada día a hacer lo que amo, y aquí está mi respuesta:

No, no siempre tuve claro mi propósito de vida. Es más, durante muchísimos años pensé que no tenía dones ni talentos únicos. 

Veía cómo tanta gente amaba lo que hacía y vivía con tanta pasión, mientras yo cuidaba un empleo, que aunque durante muchos años me dio estabilidad y muchas oportunidades de crecimiento en todas las áreas, cada vez disfrutaba menos.

Además, por un proceso de reestructuración interna empezaron a despedir a muchas personas, entre esas grandes amigos y personas a quienes quería muchísimo, y tuve que vivir muy de cerca esos duelos, ese salir a la fuerza de una zona de confort y quedar a la deriva, sintiendo cómo después de invertir tanta vida en una empresa, un día, simplemente, ya no los necesitaban.

Ahí comprendí que la vida no puede ser simplemente eso, dedicarme a un empleo donde siempre voy a ser fácilmente reemplazable, y que vinimos a este mundo para mucho más que sólo sobrevivir. 

Hoy puedo decirte que mi vida cambió cuando descubrí lo que en realidad pone a vibrar mi alma, lo que me apasiona, lo que disfruto hacer cada día, y sobre todo, cuando elegí dedicarme a ello.

Y tú, ¿Ya vives de lo que te apasiona?

Con amor,

Marcela

1 comentario en “¿Siempre tuve claro mi propósito de vida?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top