fbpx
Instituto de Mentoras para el Alma

 

Por lo general, cuando terminamos una relación de pareja con dolor, rabia y tristeza solemos resistirnos a perdonar, pues una vocecita en nuestra cabeza nos dice que no merece nuestro perdón, después de tantas lágrimas derramadas y noches sin dormir.

Sin embargo, perdonar no es un favor que le hacemos a alguien más. Es un acto de AMOR PROPIO, es darnos el permiso de seguir nuestro camino libres de resentimientos y cargas del pasado, es quitarle a la otra persona todo el poder sobre nuestra vida; pues al vivir aferradas al dolor y a la rabia, permanecemos vinculadas energéticamente a esa persona que tanto nos lastimó, y esto nos drena, nos estanca y no nos permite avanzar.

A continuación te voy a compartir 5 características que puedes tener si aún no has perdonado a tu expareja.

1. Cuando piensas en él/ella sientes rabia, rencor o resentimiento.

El primer síntoma para saber si ya hemos sanado o no una situación, es ser conscientes de la emoción que nos produce volver nuestra memoria al pasado. Es decir, ¿qué sientes cuando piensas en lo que sucedió? ¿Te invade la tristeza o la rabia por lo que te hizo, tu cuerpo físicamente se contrae y hay alguna molestia en tu pecho o en tu estómago? 

Si la respuesta es sí, significa claramente que aún no has sanado.

2. Crees que tú fuiste quien salió más lastimada de la situación, que de alguna forma tú eres la víctima.

Seguir culpando y señalando a tu ex por lo que sucedió es una clara señal de que aún no has perdonado. Repetir frases como “él me hizo”, él me dejó”, “él me engañó”, es quedarnos habitando el rol de víctima y no hacernos responsables de lo que nos corresponde. Porque sí, la relación era de ambos y si se terminó fue responsabilidad de los dos. 

Aquí hay que hacer una diferencia muy importante entre responsabilidad y culpa.  Hacerme responsable es empezar a mirar de una manera muy objetiva cuál era realmente la dinámica de la relación.

¿Realmente él era la persona que querías para tu vida? ¿O tal vez lo estabas idealizando y estabas enamorada de la persona que tu querías que fuera? Cuando deje de salir tanto con sus amigos, cuando deje de tomar, cuando sea más detallista, cuando me dedique más tiempo.

Hay muchas cosas que sé que al mirarlas desde otra óptica, te darán mucha luz y te llevarán a comprender que realmente no eres la víctima de nada, y que ambos de alguna forma son responsables de lo que sucedió.

3. Deseas que siga solo, sin pareja o que sea infeliz.

Cuando hemos sanado una ruptura estamos en la capacidad de ver a nuestro ex como un gran maestro, que llegó a nuestra vida a mostrarnos todo aquello que teníamos pendiente por sanar. Y aunque al principio fue tal vez muy doloroso, honramos su presencia en nuestra vida y le deseamos una vida plena y feliz, como la que nosotras mismas nos merecemos.

4. Cuando alguien te pregunta por esta persona, te refieres a él/ella de forma desagradable.

Recuerda, si cuando volvemos nuestra mirada al pasado y encontramos emociones como rabia, dolor, impotencia, resentimiento, claramente nos falta un gran camino de sanación por recorrer.

5. Esperas que esa persona te pida perdón, para darte el gusto de decirle que no lo harás.

Vivir enganchada energéticamente con la otra persona es algo que realmente no trae ningún beneficio a tu vida. Haz de cuenta que tu energía es la gasolina que necesitas para manifestar esa realidad expansiva y maravillosa con la que sueñas, y con cada pensamiento de enojo o señalamiento le estás entregando a esa persona tu gasolina, desgastándote, drenándote, mientras él sigue su vida normal.

Tú mereces sanar, mereces estar bien, seguir adelante y rehacer tu vida. No sigas entregando tu tiempo y tu energía a quien probablemente ni siquiera piensa en ti. El perdón es un sentimiento, es una decisión sólo tú puedes tomar.

Con amor,

Marcela.

COMPARTE:

1 comentario en “Síntomas de que no has perdonado a tu ex”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top